Márgenes en Word

La sangría nos va a permitir delimitar el texto por la izquierda y la derecha. Tiene una función parecida a la de los márgenes.

Una forma fácil de acceder a los márgenes es utilizando la opción de menú Archivo y luego Configurar página.

Aparecerá una pequeña ventana. En la parte superior de esta ventana aparecen las palabras: Márgenes, Tamaño de papel, Fuente de papel y Diseño de página. Si haces clic en todas estas palabras (de una en una) verás como cada una activa una hoja que se va poniendo encima de las demás. Cada hoja nos da acceso a una serie de opciones diferentes. Tenemos que activar la primera (Márgenes) ya que es la que nos interesa ahora.

Una vez que esté activada, fíjate que tienes acceso a las opciones de margen: Superior, Inferior, izquierda y derecha.

A lado de cada opción, aparece una casilla con un número. Este número indica cómo de grande es el espacio en blanco que queda arriba, debajo, a la izquierda y a la derecha de la hoja (los espacios que aparecen sin escribir). Si aumentas estos números, el espacio se hará mayor y si los disminuyes, el espacio se hará más pequeño.

En más de una ocasión tendremos que modificar alguno de los cuatro márgenes.

Por ejemplo, prueba a modificar el margen izquierdo y el derecho. Para ello haz clic sobre la casilla del margen izquierdo y escribe el doble del número que aparezca (Por ejemplo, si aparece un 12, cámbialo por 24).

Haz lo mismo con el margen derecho.

Pulsa el botón Aceptar y prueba a escribir cualquier texto en la pantalla. Si te fijas, Word deja automáticamente más espacio en blanco a la derecha y a la izquierda del texto.

Si quisieras modificar el margen superior e inferior (el espacio de arriba y abajo en la página), lo podrías hacer de la misma forma:
Selecciona la opción Archivo
Selecciona Configurar Página
Modifica las casillas Superior e Inferior escribiendo otro número
Una de las aplicaciones que tiene cambiar los márgenes es cuando tenemos un texto muy largo que no nos cabe en una página. Si reducimos los márgenes haciéndolos más pequeños, tendremos más sitio para escribir en la hoja.
Un texto que ya esté escrito se ajustará automáticamente a cualquier cambio que hagamos en los márgenes. Si tienes algo escrito en la pantalla, prueba a modificar los márgenes izquierdo y derecho poniendo valores distintos (entre 5 y 28 más o menos) y comprueba como el texto que tienes en pantalla va adaptándose a los cambios.

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *